Quizás, de entrada, no tenga mucho sentido que un blog dedicado al marketing digital entre en berenjenales como las criptomonedas, aunque varios gurús que seguimos han adelantado que la tecnología con la que trabajan, el blockchain, acabará teniendo un impacto en nuestro sector.

Pero la aparición de estas criptomonedas como Bitcoin, Ethereum o Monero lleva aparejada una serie de avances, entre otros, no solo el blockchain sino también la aparición de un software y un hardware para minarlas. La minería de monedas es uno de los sectores que más crecimiento está mostrando. La minería de criptomonedas es el descubrimiento de estas monedas mediante complejas operaciones matemáticas.

Dejando de lado la complejidad del mundo de las criptomonedas, han empezado a saltar alarmas diversas. Para descubrir dichas monedas hay dos requerimientos esenciales (aparte del hecho de saber del tema): un equipo potente con su correspondiente ancho de banda, y energía. ¿Y el marketing? Ahora vamos, no seáis impacientes.impaciencia

Todo este asunto de las criptomonedas se ha convertido en un gran negocio, sí. Pero al hacer falta esos dos requisitos que hemos mencionado, no faltan los “listos” que tratan de aprovechar los recursos que ofrece la red y las opciones menos éticas.
Hace tiempo que el marketing y los anunciantes luchan contra el fenómeno de los bloqueadores de anuncios, y no dejan de aparecerl AdBlock Plus es quizás uno de los más conocidos, pero han empezado a surgir otros desarrollados por los llamados cryptojackers. ¿Qué es todo este follón?

Bueno, para empezar los cryptojackers son esos “listos”. Lo que hacen es ofrecerte un bloqueador de anuncios, sí, porque reconozcamos que hay sites que están saturados de anuncios y no solo de AdSense de Google sino de muchos más. Pero estos bloqueadores hacen algo más que ocultar los anuncios. Mientras tú ves ese beneficio, ellos han extendido sus zarcillos hacia el procesador de tu equipo, que es lo que les interesa, para aprovecharlo, junto a tu ancho de banda, para minar monedas. Tu ansia por librarte de los anuncios saturantes te ha llevado a que utilicen de forma remota las capacidades de proceso de tu microprocesador para colaborar de forma “zombi” en la resolución de las complejas operaciones de la minería de criptomonedas.

De hecho en muchas páginas agresivas se han encontrado intentos de irrupción de partes de código javascript para instalar por la fuerza troyanos. Pero ya no quieren tu información: ahora quieren tu máquina. Troyanos como Coinhive o Cryptonight lo que pretenden es utilizar tu ordenador para colaborar en la minería. Ya si eso, con los gastos del aumento de gasto de tu máquina (por el procesamiento) en consumo de electricidad y en el ancho de banda copado, invitas tú.

Una de las grandes alternativas para el marketing es dirigir su mirada hacia navegadores que son comprensivos con los anuncios y pretenden experiencias más enriquecedoras para sus usuarios, con publicidad a medida y que realmente aporte, como por ejemplo Brave.

brave browser

En definitiva: todo esto viene a que el marketing digital en muchas ocasiones ha saturado el entorno de Internet con una publicidad demasiado invasiva y creando la aparición de su propia némesis, como son los bloqueadores de anuncios. Aunque hay soluciones para todo, y estaría bien que llegaran antes de que los cryptojackers acaben de contaminar nuestras webs favoritas, nos inunden de software y apps que lo único que hacen en explotar las cpu’s de las máquinas, tanto ordenadores como móviles, para seguir con su odisea minera.