En qué consiste el Growth Hacking

Seguramente has escuchado hablar mucho últimamente sobre el “Growth Hacking”. Esta nueva tendencia parece pertenecer a lo último en la moda del marketing en Estados Unidos y Europa.

El Growth Hacking se define como una técnica de posicionamiento que mezcla la creatividad, la analítica y la curiosidad para incrementar el número de clientes y lograr de esta forma vender más productos y ganar exposición.

Esta estrategia se utiliza generalmente por empresas Start-Ups que no son más que pequeñas compañías con ideas realmente innovadoras, generalmente en el ámbito tecnológico pero que poseen poco capital.

Si deseas aplicar este término a tu empresa, lo primero que debes hacer es olvidarte del libro de marketing tradicional, esto es otra cosa, se trata de una nueva y novedosa forma de hacer crecer tu negocio disminuyendo al máximo todos los costes.

Un Growth Hacker es la persona que se encarga de rediseñar la distribución de los productos para alcanzar el mayor número de personas posibles para hacer crecer una Start-Up.

Si deseas ser un Growth Hacker debes saber de todo un poco, estos especialistas no son escritores, no son programadores o diseñadores, son profesionales con conocimientos sólidos y diversos. Ser creativo, curioso y estar siempre en busca de nuevas estrategias que puedan servir para el negocio.

Seguro que has utilizado Dropbox, y al quedarte sin espacio corres a invitar a tus amigos a unirse, al unirse ellos tú ganas más espacio, ¿cierto? ESO es ejemplo claro de “Growth Hacking”.

No existe una fórmula mágica para hacer crecer un negocio, todo es “ensayo y error” pero el proceso de Growth Hacking puede resumirse en estos pasos:

  • Examinar si tu producto encaja en el mercado.
  • Definir una estrategia para ganar exposición.
  • Viralizar tus estrategias.
  • Fideliza a tus clientes, que estén siempre satisfechos.
  • Si sientes que te estancaste, vuelve empezar.

Suena como la técnica perfecta para aplicar a un negocio, ¿lo intentarías?